SOBRE MÍ

Siendo Diseñadora Gráfica de formación, mi vida laboral ha estado siempre ligada al sector de la consultoría informática, pero se interpuso en mi camino el coaching, el desarrollo personal y el mindfulness. Fue entonces cuando tomé conciencia de que era el momento de salir de mi zona de confort y pensar en qué quería realmente en mi vida.


Esta es mi historia:

Me di cuenta de que la forma en la que nos vemos depende mucho de la forma en la que nos sentimos. Las cualidades que cada uno tenemos son intrínsecas a nosotros mismos, no cambian. Sin embargo, durante mucho tiempo yo perdí la perspectiva de cuales eran mis cualidades y su valor, de cuales eran mis sentimientos, incluso de cuales eran mis defectos.

Siempre he sido alegre y sociable. Para mí es sencillo porque me gusta relacionarme con las personas, me encanta escuchar a los demás, charlar e intercambiar experiencias. Me gusta el arte, la decoración, el diseño, viajar y la música.


Siempre he sentido debilidad por las cosas que generan emociones.


Soy extremadamente sincera con la gente que me rodea y, de repente, tuve que hacer algo que no me esperaba, ser sincera por fin conmigo misma. Mi vida iba a cambiar, pero como una consecuencia de otro cambio más importante, que era cambiar yo. Tenía que cambiar la forma en la que me veía a mí misma y lo que me rodeaba. No se trataba de romper con todo, solo con aquello que me tenía presa en aquel momento. Yo pensaba que era una prisión física… sin pensar que, nuestras mayores ataduras están en nuestra mente.


Salir de mi zona de confort fue muy difícil; ¿cómo puede ser que prefiramos una zona de confort precaria y miserable en vez de dar un salto y generar nosotros mismos un cambio? Nos engañamos a nosotros mismos, tenemos mil y una razones que justifican por qué quedarme donde estoy y como estoy. Responsabilidades, necesidades económicas… mejor dicho miedo aterrador al cambio.


El coaching, entre otras cosas, me ayudó a alcanzar un doble objetivo que fue:

    Un cambio de actitud frente a la vida.
    Un cambio profesional.


Como conclusión a mi historia, ya no miro atrás, trabajo mi presente sin miedo y con ilusión de cara al futuro.


El mayor compromiso que tenemos en la vida es con nosotros mismos, por eso me puse en acción y tras un tiempo encontré lo que me podía ayudar, el coaching.


Cursé el Programa Superior de Coaching Psychology en la Universidad Complutense de Madrid, que integra diferentes disciplinas y enfoques psicológicos (Humanista, Gestalt, Sistémico, Psicología Positiva, Cognitivo-Conductual, Neurociencia) en un modelo de Coaching Psicológico con sus propios recursos y herramientas.


También cursé el Programa de Reducción del Estrés Basado en Mindfulness (MBSR), con Nirakara, que me sirvió para trabajar mi estado interno, que determina el afrontamiento de los retos diarios, la calidad de las relaciones interpersonales y la capacidad de aprender del proceso de vida.


Actualmente mi proyecto está enfocado al coaching personal, con el que podrás conseguir resultados excepcionales en el ámbito personal e incluso profesional.