¿QUÉ ES COACHING?

El coaching es un procedimiento sistemático orientado a la consecución de una meta. Establecer metas u objetivos eficaces, reales y accesibles es una de las principales labores en el proceso de coaching.


Al finalizar el proceso conseguirás entre otras cosas:


La persona que realiza el proceso de coaching se denomina coachee.
El coachee de manera consciente identificará al comienzo del proceso dónde y cómo está en ese momento y hasta dónde quiere llegar. Posteriormente, pondrá en marcha un plan de acción para alcanzar sus metas, siempre siendo consciente de los cambios que este plan conlleva.
El coachee es quien toma las decisiones en todo el proceso y el responsable de los resultados. El coach acompaña, orienta y motiva al coachee hasta la consecución de su objetivo.

“Si se interroga a los seres humanos haciendo bien las preguntas, ellos descubrirán por sí mismos, la verdad de las cosas.” Platón

Como resultado del proceso, el coachee logrará alcanzar su meta tras haber tomado las decisiones necesarias para generar el cambio. Hay que destacar que solo él lo puede conseguir utilizando su propia energía, tiempo, compromiso y con un eficaz plan de acción.


Estos cambios afectan no solo al coachee sino también a su entorno, por lo que se califica al coaching como sistemático. El coaching facilita el cambio, la mejora y el desarrollo en las personas y solo se aplica en ausencia de patologías y en entornos no clínicos.


Las personas estamos condicionadas por el entorno en el que vivimos, cuyos miembros tienen unas creencias determinadas que influyen en las decisiones que tomamos.

El proceso de coaching ayuda a: